Marketing con propósito

admin | 24 junio, 2020

Se habla mucho del propósito de las empresas, porque el mundo ha cambiado tanto, y no lo decimos solo por la inesperada Covid-19, que nos hemos dado cuenta de que todo necesita de un porqué. Si nos preguntamos a nivel personal la razón por la cual hacemos lo que hacemos en nuestras vidas personales (por qué nos casamos, por qué estamos solteros, por qué tenemos hijos, etc.), las empresas también se cuestionan sus propios asuntos, de modo que todos los que forman parte de ellas toman conciencia de las razones de su existencia.


Es cierto que hay algo de moda en todo esto, pero creemos que se trata de una moda que viene para quedarse, pues la sociedad hiperventilada de nuestros días necesitaba pararse, reflexionar, preguntarse y, por qué no, quererse. El propósito de una empresa puede ser un camino pedregoso, pero en este tortuoso sendero el marketing desempeña un papel esencial.

 

Hay ejemplos muy definitorios de empresas con propósito. Disney tiene como misión crear felicidad, Google vive para organizar toda la información mundial y ofrecerla al planeta entero. En Babilonia ayudamos a nuestros clientes a mejorar su comunicación para dar valor a sus productos y servicios.

 

El marketing nos ayuda a poner negro sobre blanco estos propósitos y, sobre todo, a convocarnos a todos los miembros de una empresa a perseguir los sueños y los retos marcados. Ya sabéis la historia de dos obreros que están levantando un edificio. Uno de ellos se lamenta del duro trabajo diario, mientras que el otro se levanta ilusionado cada mañana porque está construyendo una catedral. Es la mejor explicación del propósito.

 

Como decía, el marketing ayuda a unir a las personas de una empresa dándole sentido a lo que realizan y lo lleva a cabo contando historias y tejiendo los intangibles emocionales de una compañía como su principal fondo de comercio. En Babilonia esto lo tenemos muy claro y nuestros clientes, desde luego, están encantados con ello.

Compártelo: