La pandemia que impulsó el comercio electrónico

admin | 16 junio, 2020

Fue a finales de los noventa y principios de los años 2000 cuando importantes compañías españolas comenzaron a vender online. A ellas se han ido sumando progresivamente las pequeñas empresas. Sin embargo, la irrupción del coronavirus ha puesto de manifiesto que el e-commerce no estaba tan implantado en España como creíamos.

 


Hay que remontarse a los años noventa para hablar del comercio electrónico. Animados por el éxito de eBay y Amazon, algunos empresarios españoles crearon la versión online de su tienda física. Sin embargo, la proliferación del e-commerce no se produjo hasta la democratización del acceso a Internet. Al principio, fueron las grandes compañías, como El Corte Inglés, las que apostaron por la venta online. Incluso Inditex no lo hizo hasta el año 2007.

 

Y cuando creíamos que el comercio electrónico estaba más que instaurado en España, llega una pandemia mundial que pone en evidencia las grandes carencias en este ámbito. Con la paralización total de la economía, solo los negocios que venden online han tenido un ligero respiro. El resto se ha dado cuenta de la urgencia por estar presente en la red.

 

En pocas semanas, las ventas a través de Internet han crecido en torno al cincuenta por ciento. Los ciudadanos no han tenido más remedio que hacer todo desde casa: trabajar, estudiar, socializar y, por supuesto, comprar. El coronavirus ha supuesto un impulso para el comercio electrónico debido al repentino cambio en la forma de consumir. De hecho, las empresas de transporte han rozado estas semanas volúmenes de trabajo similares a los del ‘Black Friday’ o las Navidades.

 

Ventajas del e-commerce

Si cuentas con un negocio que aún no tiene presencia online, ahora es el momento idóneo para apostar por el comercio electrónico. Tenemos preparada una serie de entradas en el blog con la que os ofreceremos aspectos a tener en cuenta para desarrollar el apasionante proyecto de una tienda online.

 

Y es que son muchas las ventajas de la venta por Internet. En primer lugar, acabarás con las barreras geográficas de una tienda física, pudiendo vender en otras partes del país o, incluso, del mundo. También eliminarás los límites horarios, ya que la tienda permanecerá activa las veinticuatro horas del día. Asimismo, la reducción de costes respecto a la venta física te permitirá ofrecer precios más competitivos y, por ende, más atractivos para tus potenciales clientes. Y con una buena estrategia de marketing, llegarás a más personas, pudiendo tu negocio experimentar un gran crecimiento en muy poco tiempo.

Compártelo: